viernes, 30 de agosto de 2013

El centro de salud y el barrio de Alza:visión desde el R1 tras tres meses de estancia



Mediante la técnica de Photovoice o Fotovoz  Carlos López del Camps y Verónica García González, Residentes de MFyC hemos definido a nuestro C.S de Alza Roteta y a la comunidad a la que da servicio.
Photovoice  se define como una técnica de fotografía participativa que busca dar voz a través de la imagen, creando nuevas oportunidades para reflexionar y representar asuntos de la comunidad de una forma creativa y personal. 
 Lo primero es lo primero y nada mejor que empezar hablando de la historia del barrio de Alza. En sus inicios era un barrio independiente de San Sebastián pero poco a poco fue creciendo tanto en superficie como en población. Ésto fue debido a la inmigración desde otras regiones del país, sobre todo de Extremadura y Castilla y León, en busca de trabajo.  La media de edad se sitúa según cifras de 2011 en 37.2 años de edad siendo uno de los barrios más jóvenes de San Sebastián. El ambulatorio da servicio a aproximadamente 21.500 habitantes, tanto de Atención Primaria como de Pediatría, Ginecología, Odontología y Rehabilitación. Cuenta con una sala de extracciones, de urgencias, de preparación al parto, de rehabilitación, botiquín, sala de reuniones y biblioteca.  
El primer paso para la realización del Photovoice: fotografías. Material necesario: una cámara de fotos y un callejero, por si las moscas. Así pues una calurosa mañana de agosto nos adentramos cámara en mano a través de las calles del barrio de Alza, intentando captar todo aquello que representa a los “altzatarras”, es decir, a nuestros pacientes.  Nada más salir del ambulatorio uno puede observar una de las características de este barrio: la diferencia de altura de los edificios, construidos en la época de expansión poblacional debida a la inmigración.  Caminando nos vamos encontrando colegios, el centro cultural, la Iglesia, campos de futbol, baloncesto, el frontón, la residencia de ancianos, el polideportivo…pero tanto caminar cuesta arriba y cuesta abajo bajo el sol de agosto se va notando, así que nada mejor que ponerse debajo de la sombra de los árboles del parque de Harria, uno de los más extensos y que cuenta con amplias zonas verdes y zonas de recreo para los más pequeños.
Pero no todo es positivo, todavía hay cosas por mejorar y sin duda la accesibilidad es una de ellas ya que debido a su orografía hay muchas cuestas y escaleras, edificios abandonados, torres de alta tensión cercanas a casas,….
Finalizamos esta “dura” y a la vez divertida jornada fotográfica regresando al ambulatorio para reflexionar y sacar conclusiones. La más importante: es importante conocer, además de las alergias medicamentosas, antecedentes médicos y medicación,  el entorno socio-cultural del paciente



1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy interesante.
Son el futuro.